Saturday, July 14, 2007

La lamparita no se quemó
Acabo de llegar del psicólogo. En el palié del edificio el portero me comenta delfrío y me pregunta por los estudios. Como parte de un libreto repasado y repasado le digo que “bien, ahí, en la lucha”. Me acomodo la campera militar negra y toco una, dos veces más el botón del ascensor (pienso que no voy a lograr que llegue antes haciendo tal cosa, pero igual la hago). Mientras espero, el portero habla con el vecino del octavo sobre la losa radiante, sobre Uruguay-Venezuela y las ganas que tiene de ver nevar en Montevideo. Pero el ascensor no llega, y es en ese momento que me envuelve ese pensamiento tan recurrente que maquilla tales circunstancias: Sí, esto quedaría bien en la escena de una película. Pienso en Hendler, pienso en aquel tipo intentando aprender italiano para levantarse a su profesora, pienso en Rebella. Como si fuera un consuelo momentáneo, me quedo enfrascado en estos pensamientos hasta que llega el ascensor, sin nadie, como sin pedir disculpas por su tardanza. En casa recurro al clásico ritual de hacer un breve recorrido por blogs ajenos, y allí es que por mr.Wolf me entero que hace unos días se cumplió un año de la muerte de Rebella. No me sorprende la casualidad de haber pensado en él antes de llegar a casa, las escenas en que me pienso inserto es un pensamiento bastante recurrente en los últimos días. Nunca fui alguien que llorara muertes lejanas, y menos de gente que ni siquiera conocí (eso a lo que la gente llama empatía). Sin embargo, la noticia que llegó hace un año me pateó la cabeza de una manera que no podía imaginar. Rebella se había suicidado, partía con esa mezcla de cobertura mediática y miedo a dar demasiados detalles que caracterizan tales circunstancias. Recuerdo estar invadido con un sentimiento profundo como una mancha de humedad descascarándose en lo hondo de mi pecho. Pensaba que la muerte hace a los artistas inmortales pero que incluso había sido demasiado rápido, nos quedaba tantas películas para ver. Y es que creo que la importancia de este artista (por supuesto, junto a Stoll, su dopplegänger), trasciende por muy lejos aquel fenómeno de "el milagro del cine uruguayo". Va más allá de los Goya, Cannes, las Sábado Show, las Rolling Stones, Daniel Lucas o toda buena review que haya podido caer de eso que la gente le gusta llamar “prensa especializada”. Es algo distinto, algo completamente diferente. Les guste o no, les parezca aburrido (como a mí me pareció la primera vez que vi su primer film), les parezca un afane a Jarsmuch, o al los hermanos Kaurismaki, no se puede negar el impacto profundo, más allá de lo visible, que generó un film como 25 watts en una gran cantidad de jóvenes de este país. El hecho de pensar que aquellos tediosos momentos de nuestra vida misma pueden ser parte de una película (por dios, no nos confundamos con los reallity shows) o al menos, confundirse con sus escenas, de cierto modo cambió todo aquel tono monocromático que inunda el film y a Montevideo. Las esperas en los ascensores nunca volvieron a ser igual, ni tampoco los planes para la noche, aquellas salidas que no terminaban en nada, las caminatas de resaca los sábados por la mañana, el zapping eterno entre Don Francisco y las películas mal dobladas del domingo, los ómnibus, las ex novias, los vecinos, los jefes. Rebella y Stoll nos dieron el pequeño consuelo de poder mirarnos a nosotros mismos y decir, sentados en el cordón de la vereda, frente a una botella vacía o en una situación como esas, "pah, esto es muy 25 watts". Fueron arqueólogos de lo cotidiano, encontrando un gigantesco y hermoso fósil sobre el cual veníamos caminando, sin lograr verlo entre tantas baldosas sueltas. Volvieron a convertir en sagrado al murito, el cordón de la vereda y los sillones desvencijados.
Y ahora que me entero de esto sólo por un posteo de mr.Wolf, pienso que está bien así, es mejor que no haya demasiada cobertura, supongo que Rebella lo hubiera querido de esta manera. Ahora voy a encerrarme en mi cuarto, voy a poner un vinilo de los Mockers y levantaré una copa por vos Rebella, gracias por iluminar estos días grises con tu lamparita tenue de 25 Watts.

21 comments:

Anonymous said...

Uf.
esto si que fue un buen post.

25W me hizo sentir identificado. viendome en un espejo a los 18 años.

whisky aun mas. era como ver el mundo de un sábado detarde con tus abuelos. pero a los 10 años de edad. viendolo de afuera, lejano... de niño, en fin.

Tendria que haber una marca de sombrillas Rebella-Stoll, en homenaje.
Esa sombra que dejaron en sus películas jamás fue tan aliviante...

Pedro Pulpo
http://www.pulpos.net

Walter Hego said...

Seré boludo, Agustín: en un primer momento, antes de leer la entrada, vi la foto e inmediatamente me dije: "Ah, pero yo al tal AAK lo tengo visto, esa cara me suena de algún lado".

Hasta que me di cuenta de que es la foto de Rebella, claro.

Mr.Wolf said...

Medias siempre quize tener un par de medias Köller. Sería tan feliz con unas grises y abrigadas medias Köller.

Uno se nos bajo del bus, pero el gordito Stoll nos va a dar más de una satifacción de butaca.

Agustin Acevedo Kanopa said...

walter hego:
yo he caido en confusiones muchisimo mas bochornosas que no vale la pena mencionar

Mr. Wolf: Guardo la esperanza, aunque el gordo se esta dedicando mas a los videoclips ultimamente. Lo que si espero ansioso es el dvd de buenos muchachos en vivo en el metro (escuche el rumor por alguien de la monada)
Ahora que lo releo, conscientemente o no, con el tema de las medias logro una gran metafora.Para su cumpleaños voy a Arenal grande y le compro uno de esos pares de medias que tanto le gustan. ¿Que prefiere, las grises o algo mas colorido, tipo rayitas verde?.

DEG said...

Whisky es una película brillante (sí, es un oxímoron), pero es para ver, como mucho (ojo, como mucho) tres veces por año. No como Plenilunio o cualquiera de Jennifer Connelly.
Ahora, es raro, porque en un post anterior hablabas de la supuesta esencia gris uruguaya que se intentaba reflejar en cierto cine nacional (y terminabas con un certero "extrañamos tanto a Rebella"); creo que en este filme se refleja cierta "uruguayez", o la uruguayez "hegemónica", pero no sé, no vi la otra película de la que hablabas antes, y ya me olvidé cuál era el punto, creo que eso.

Marujita said...

...la muerte hace a los artistas inmortales...

No a todos, Agus.

DEG said...

Kuolema Tekee Taiteilijan

www.youtube.com/watch?v=w5tm98Y-v6c

incchinese said...

Como le va Agustin? No le comento porque vengo a mil, pero mañana si, hoy solo le dejo un saludo.

Agustin Acevedo Kanopa said...

deg:
Sí, uno puede clasificar a 25 watts o whisky como películas grises, y si bien creo que es un mensaje que es pretendido expresar por los directores, creo que la estética de la película es un producto de lo que se quiere contar y no viceversa. En el caso de La Espera (la pelicula que comentaba en el otro post), parece como que toda la trama y el ritmo dramatico del film estuviera a servicio de ese apagon emocional, como si la pelicula fuera un ejercicio filmico mas que una creacion propiamente dicha. Hay quienes harán de la estética una virtud, haciendo el estilo trascender el contenido de la obra (no sé, no quiero mezclar demasiado, pero como ejemplo se puede tomar a los poetas parnasianos), pero estos logran convertir la obra en más que un mero ejercicio. Creo que una pelicula como La Espera, al igual que Whisky, trata de mostrar algo de la uruguayez gris, aunque esta primera lo hace en un tono demasiado facilista y digámosle, menos orgánico.

Marujita: Es verdad, no a todos (deben haber tantos muertos y suicidados por la sociedad que no dan para incluirlos siquiera en un libro del tamaño de la obra de H.Darger). Pero eso es lo que tiene la "historia oficial".

Marujita said...

No me refería a todos los muertos y suicidados de la sociedad, sólo a los artistas que se mueren y suicidan. Y no a todos los inmortaliza la muerte, porque no todos tienen algo para inmortalizar. La realidad es que después de muertos, la gran mayoría son olvidados.

Agustin Acevedo Kanopa said...

Si, a eso me referia.
"Suicidados por la sociedad" tanto desde el punto de Artaud como el puramente literal (artistas que deciden acabar con su vida).
En fin, estamos de acuerdo.

Anonymous said...

esto se pone intelectualoide aburrido.

pedro

incchinese said...

si, creo que si.

incchinese said...

El tres de Agosto se estrena en el circuito comercial -El baño del papa- se las recomindo, si pueden vayan a verla. Exelente y no exajero, vayan, si alguno estuvo en -le avant premiere- puede dar fé de ello, yo estuve, increible!

Marujita said...

En fin, yo sólo quería ser cruel. Pero me alegro que también se aburrieran.

Agustin Acevedo Kanopa said...

deg, ¿me parece a mi o me recomendo un video de banda de metal progresivo transformada a new age onda enya en lord of the rings?
Sabe que eso está completamente prohibido aqui, no venga con esas gurarangadas

DEG said...

Mirá, agustín, fue casi un reflejo al comentario de marujita "...la muerte hace a los artistas inmortales..." etc., me acordé de ese tema y eso. Death makes an artist. Es de Nigthwish, del disco "Once", el único que tengo y escuché de esa banda y eso fue solo una vez y ni siquiera me acordaba de cómo sonaba el tema. Durante el curso intensivo de metal al que asistí hace un par de veranos dictado por el cuñado de un amigo y sus amigos, aprendí que Nigthwish es una banda que entraría dentro del llamado "power metal", junto a bandas como Rhapsody y Blind Guardian (recomendable de estos últimos el "Nightfall in the Middle Earth"). En el mismo curso me culturicé en el hecho de que metal prgoresivo era el estilo de bandas como Dream Theater. Ahora bien, mis conocimientos sobre metal son sumamente básicos, y soy un ignorante absoluto sobre esa cosa llamada new age (en lo que respecta a música).
Aparte, el video ese tiene lindas pinturas.

www.youtube.com/watch?v=HWnFlLXXOY4

Agustin Acevedo Kanopa said...

A mi Nightwish me lo vendieron como EPIC METAL. Bueno, no quiero que esto derive en una discusion onda guerra de las galaxias sobre qué tipo de metal es.

PD: ¿No vas mas a Sclavo?

Anonymous said...

A mi en su momento lo de la muerte de Rebella me dejo deshecho. Me parecia una injusticia, por una vez en la vida la pegabamos con algo bueno y bue, ya sabemos que paso. Lo que tengo miedo ahora es que uruguay agarre para films sofisticados onda El dirigible.

Agustin Acevedo Kanopa said...

Qué pelicula tan particular es el dirigible. Es una película que una vez terminada no pude dar opinión alguna (y por esto se entiende: NINGUNA). Me parece esos casos de querer hacer la pelicula uruguaya que quedan por camino. No la puedo criticar en su intento, pero hay muchisimos detalles que no se si eran parte de un mensaje ontologico que no supe captar o si sencillamente fueron errores grosisimos hechos por Dotta.
Igualmente, de lo ultimo que salio por fuera de Stoll y Rebella me preocupa bastante el camino que esta tomando (o que siempre caracterizo al cine nacional), sobre todo por la pretenciosa Alma Mater, la espantosa El Noctámbulo y la mediana La perrera

Cinéfila said...

Pensé algo similar cuando murió Rebella: Las pelis que no voy a poder ver!!
Me quedo con las ganas.
Las películas que vi de su dirección me encantaron, me "volaron la cabeza". Tienen un estilo para contar como solo ellos pueden. Representan el Montevideo que conozco.
No me gusta mucho cuando los encasillan en que hacen del cine gris que siempre se hace por esa mirada poco optimista del uruguayo. Para mí representan mucho más que eso.