Monday, November 26, 2007

Escopofilia II : vhs, dvd, cable, e-mule
Hace unos días estuve por comprarme vía Amazon un libro de Thurston Moore que trataba sobre la generación casete, ese objeto que hoy en día es prácticamente un último vestigio de una civilización perdida. En realidad nunca le tuve particular aprecio a los casetes, siempre supe que en algún momento iban a ser ampliamente superados por otra cosa. Más allá de eso, tuvieron su impronta en mi pasado, cuando me armaba diferentes compilados que conservo aún en día, o como cuando grababa con técnicas de espionaje dignas de la KGB algunos toques y conciertos a los que asistía (sólo después de un tiempo me di cuenta que eso de ir al baño del bar y colocarse un microscópico micrófono por debajo de la ropa era un esfuerzo más bien innecesario). A mi quince años, sólo eran unos pocos los que tenían una grabadora de cd’s, artefacto que era ansiado y venerado por nosotros, púberes, como si fuera la piedra filosofal de Flamel. Incluso, eran pocos los lugares en donde se podían conseguir juegos de computadora truchos, siendo Low Cost (av. Brasil y no me acuerdo qué otra calle), la versión en local de Ciudad del Este. Entonces, sí, no había otra, a los casetes entonces. Aún así, gran parte de nosotros sabíamos que aquel artefacto le quedaba poquísimo tiempo de vida, ante toda la magia del cdr y el dvd que se empezaba a hacer ecos desde la cueva tecnológica que se encontraba todo Uruguay.
Cuando hablo de casetes, también me refiero a los videocasetes, artefacto que está sucumbiendo al mismo destino que su versión de audio. Incluso, hace unos meses se me rompió mi videocasetera y anduve buscando un lugar donde comprarme una nueva, y me percaté de que no sólo en general no se hacen más, sino que también salen bastante más caras que los reproductores de dvd. Aún así, con las videocaseteras tengo otro tipo de aprecio, principalmente porque todavía en estos años hay algun material que se puede conseguir exclusivamente en este formato, sobre todo si hablamos de cinemateca, cuyo recambio generacional ha sido un poco más lento que el de otros videoclubes. Los videos de cinemateca, esa es otra cosa. Si bien ya desde la primera vez que vi Stalker me fascinó, no fue hasta después de haberme comprado el dvd, que logré apreciar lo grandioso que era el film en cuanto a su fotografía. Sin dudas, hay algunas películas que ha sido pergeñadas para ser vistas en cine y cualquier adaptación, por más salomónica que sea la decisión, es un auténtico asesinato. De cinemateca recuerdo también intentar ver “Detrás de un vidrio oscuro”, con las subtítulos blancos camaleónicamente emplazados justo sobre el suelo de la isla en que vivía y filmaba la mayoría de sus films Ingmar Bergman, un suelo y un cielo más blanco aún que el de las letritas (y digamos que no manejo el sueco muy bien). También recuerdo ver “La batalla de Argel” sin ningún problema, hasta que en los tres minutos finales el tracking me tendió su más traicionera emboscada, teniendo que poner pausa en cada parlamento para poder leer entre la estática los subtítulos, como si fuera Jean-François Champollion intentando descifrar qué fue lo último que se dijo. Y después está la peor de todas, mi inocente involucración en el asesinato de los siete samurais: sí, a todos los socios de cinemateca que se frustran al recibir la noticia de que ya no hay copia en vhs, fue mi videocasetera la que mató a los siete samurais, como las manos de Átropos cortando la cinta de su vida.
Aún así, ya el síndrome de los ocho años se empieza a percibir, y los casetes se están convirtiendo (como en el caso del Zárston) en un auténtico objeto de fetiche (el otro día estuve a punto de comprarme en el centro una versión del Goo en casete, así que uno nunca sabe). Hoy en día, sin embargo lo que manda es el e-mule, aspecto de la internet que junto con el YouTube está tirando abajo toda aquella concepción de la caja boba y los televidentes como meros receptáculos pasivos del material audiovisual, ya que por fin, uno puede elegir qué ver (o al menos yo). Todo esto es una pequeña y colgada acotación a las críticas a cuatro películas que vi en cuatro formatos distintos: The Aristocrats (cable), Punk:Attitude (dvd), Orfeo Negro (vhs) y Speaking for trees de Cat Power (e-mule –ya sé, eso no es un formato)

CABLE: The Aristocrats (Paul Provenza)
La idea es sencilla, quizás demasiado sencilla:
Decenas de comediantes hacen su propia versión sobre un mismo chiste.
A casi nadie le parecería material para hacer un documental de alrededor de noventa minutos, sobre todo porque existiría la idea de que a la décima vez de oír el mismo chiste, la cosa dejaría de ser graciosa (y es algo que ni siquiera una trouppe de comediantes como George Carlin ni Jason Alexander -para la muchachada: George Constanza- podría remontar). Sin embargo, es un chiste con una base bastante definida, sobre la cual cada uno puede improvisar, como una dimensión del chiste en su forma más jazzística. Incluso, uno se da cuenta de que el chiste no tiene la construcción típicamente orgásmica del humor: una narración que va in crescendo hasta el climax en donde se juegan los boletos de hacernos cagar de la risa o dejarnos completamente inertes. No, para cuando llega el final (que sí es importante, pero que no tiene muchas variantes) uno ya ni siquiera le importa, el desarrollo es tan intenso que poco importa cómo termine.
Ahora bien, el chiste no sólo no es normal en su estructura, sino en su temática. La cosa es más o menos así:
Un tipo entra a la oficina de un buscador de talentos y dice: “tengo un gran número que les va a encantar”, el buscador de talentos, medio displicente le dice “¿What you got?” Y entonces el tipo le dice que es un “family act”. El ejecutivo le pide que prosiga y ahí el tipo empieza a relatar un espectáculo en el que “Saló o los 120 días de Sodoma” parece una película de Julia Roberts. Y cuando digo que el acto es jodido, me estoy refiriendo a algo realmente jodido: sodomía, cropofagia, incesto, fistfucking, lluvias doradas, mutilaciones, pedo-necro-zoo-geronto (filia), la que usted le guste, y así, ad nauseaum hasta donde al comediante se sienta satisfecho. Luego de explicar con total naturalidad toda esa atrocity exhibition, el busca talentos, horrorizado le pregunta (solo por llenar el aire viciado de perversión) ¿y cómo llamas al acto?, y el tipo responde “The aristocrats”.
Sí, lo sé, nunca fui un gran contador de chistes, puedo sacarle risas a la gente, pero con la estructura del chiste tengo menos swing que bailando salsa. La idea es esa, un acto terrible impactando, colisionando con el título tan irreverentemente inocuo del acto. Pero sin lugar a dudas lo que hace al chiste es quiénes lo cuentan. En cierto modo me recuerda algo de lo que venía hablando con pez rabioso hace unos días, terminando por decirme algo como “vos tenés a Bob Dylan tirando veinte mil palabras por verso en Subterranean Homesick Blues, pero si agarrás a una persona cualquiera, lo más probable es que haciéndolo se parezca a un retrasado mental”. Precisamente, podría hacer resucitar a Sade y a Leopold von Sacher-Masoch (en serio) y hacerlos trabajar juntos para escribir el cuento más inmoral, asqueroso y violentamente perverso de la historia, y posiblemente no nos harían reír de la manera que lo logra George Carlin o Sarah Silverman. Sí, en la risa que nos genera hay mucho del placer de no tener en el mero oír que cargar con el bagaje culpógeno de la descarnada dimensión del acto (después de todo, es sólo un chiste), de poder ser el personaje más sádico del mundo por unos minutos, pero hay algo en la ejecución que es una rúbrica personal inimitable y en la cual se encuentra toda la esencia del chiste.
El chiste puede demorar lo que uno quiera, desde minutos a una hora. Sólo hay que acordarse de dos palabras: The aristocrats. Son esas dos palabras, el resto (una de las pocas veces que no siento ataduras al decirlo) es completamente libre. Es interesante ver la escalada de obscenidades hasta imposibles: ¿cómo pueden darle a una madre el hijo, el abuelo, el padre y el perro al mismo tiempo? ¡Es ergonométricamente imposible!. En el documental hay largas disertaciones sobre si es mejor comenzar o terminar con las heces, hay incluso toda una colección de neologismos que podrían competir con la glosolalia de Tolkien. Incluso luego del film se me ocurrió escribir mi propia versión del chiste, de la manera más purpúrea y escatológicamente violenta que mi mente fuera capaz de producir, y extrañamente me sorprendí a mí mismo de lo que uno puede pensar si se lo propone. Acá es donde pondría originalmente mi versión del chiste, pero pensándolo bien, por el momento me abstengo y sigo haciéndoles creer que soy una persona decente. Resumiendo todo esto, el documental nos tira al verdadero y encantador espanto del verbo en toda su supurante carnalidad imaginada y temida.
El film nos deja en un dilema casi moral, y hasta semiológico se podría decir. Desde términos lacanianos, siendo la realidad (no lo Real) algo construido por las ficciones de lo simbólico (y siendo imposible la idea de la realidad como tal sin esas ficciones simbólicas que la construyen), ¿cuál es el límite para decir que podemos decir todo esto lavándonos las manos del asunto? ¿Hasta qué punto no somos sodomitas o asesinos desde la enunciación misma de estas mismas violaciones que tanto nos divierten? Siendo todo acercamiento a lo Real un movimiento asintótico, ¿por qué es menos real decir, o siquiera imaginar esto, quedándonos tranquilos de que no somos realmente violadores? ¿Hay realmente un límite entre la enunciación y el acto? ¿Hay un acto de por sí?
En fin, son un conjunto de preguntas que me hago cuando veo este film, pero ahora voy al youtube y miro esta versión de Gilbert Gofftried, y Lacan, Zizek, Saussure, Bataille y Derrida se van por el water. Sí, una vez más, me cago (simbólicamente) de la risa.



DVS: Punk:Attitude (Don Letts)
Con tiempo y persistencia terminé por consagrarme como el tipo más complicado de hacerle regalos en mi familia y grupos de amigos. No es que me vayas a regalar algo y te lo tire por la cabeza, o que ponga cara de asquito y te diga que lo importante es la intención. Ni siquiera es que realmente me disguste el regalo (es difícil disgustarse con algo que, en el peor de los casos, se puede prescindir o deshechar). En realidad soy bastante bueno en eso de la empatía y los usos sociales. Aprecio los gestos de todo tipo, aún así me regales “El manual del guerrero de la luz” de Paulo Coehlo, como medio de encontrar un nuevo camino en mi vida. Pero ahora sí, si realmente te importa que me guste el regalo, ahí sí que la tenés complicada. Todo en lo que gasto ha sido prácticamente lo mismo desde mis quince años: compact discs, libros, vinilos, discos compactos y cd’s. Cada tanto me pego una visita a Buenos Aires y me desvalijo la Bond Street, pero de ropa, prácticamente lo único que gasto es en camisetas Hering para estampar otros dibujos sobre ellas. El problema es que no soy fácilmente encasillable en prácticamente ningún género: me gusta el jazz, pero no cualquier jazz (eso sí, jazz rock no), me gusta New Order, pero por ahí me salís con un disco de Erasure y lo más probable es que lo use más como cuchillo de untar que como disco compacto. Mi madre ya se dio por vencida y cuando se va a Mexico directamente me pide una lista de las cosas que me podrían interesar que me trajeran de ahí (en lo que se refiere a material musical realmente no se pueden negar las ventajas de ser un país vecino de Estados Unidos).
En fin, mi novia estaba en una situación bastante complicada cuando cumplimos tres años. Yo ya le había regalado un baulcito, de esos bastante rústicos y de madera oscura, el cual en el mismo momento de “abonarlo” tenía la certeza de que le iba a gustar. Según me contó unos días después de la fecha, el día anterior a la misma anduvo a la deriva por 18 de julio, sembrando el terror cual vikingo en varios locales de música, probando decenas de discos en estaciones de prueba, preguntando y solicitando asistencia, quitando y mezclando los discos de lugar. Incluso llegó a la tienda Rarities (una tienda en la que todo uruguayo melómano reconocerá por los delirios persecutorios de su dueño), dando vuelta casi literalmente el lugar, y casi comprando un disco de Lou Reed que, cuando le estaban haciendo la boleta, se dio cuenta de que salía mil pesos. Ya desesperanzada, la gesta cuenta que mi novia llegó a CD Warehouse del Gaucho, donde terminó optando por un DVD del cual tenía serias dudas sobre si me iba a gustar o no. Todo esta epopeya terminó por confirmar la regla de que María es la persona que más me conoce en el mundo. Dudando, dudando muchísimo me entregó el regalo envuelto en un sobre que no tardé en romper (sí, soy de los que rompen los sobres), y ahí me encontré con Punk:Attitude, un documental que había visto apenas un poco en MTV y que estaba a punto de bajármelo por el e-mule. Acá meto un copy paste de un comentario mío en dragonlieder: “Hace un año recibí una buena sorpresa de un medio del que ya hacía mucho tiempo que había dejado de esperar algo: estaba viendo MTV y de repente aparece un documental llamado "Punk:Attitude". Lo primero que pensé era que todo iba a ser un pequeño racconto de bandas obvias con la excusa de mostrarte el último tema de Avril Lavigne, o (algo un poco menos decadente) una historia en la que todos eran hippies hasta que apareció Johnny Rotten y se pudrió todo, similar a lo que se suele pensar de Nirvana, como algo creado por generación espontánea. Muy diferente a lo que pensaba, fue un documental con interesantes invitados y con la mención de bandas que casi nunca habían sido siquiera pronunciadas en aquel canal: material audiovisual de concierto con Alan Vega dándose en la cara con un micrófono, los Screamers, DNA, Theoretical Girls y ese gran entrevistado que suele ser Glenn Branca(…)”. A cada rato uno piensa que se van a olvidar de alguien, y entonces aparece, quizás cayendo en un efímero namedropping, pero mencionado al fin. El documental tiene tremendo ritmo y prácticamente no te hace llevar ningún disgusto. Igual queda claro que es un documental semi introductorio, a muchas bandas se le dedica cierto tiempo y luego prosiguen con otras. Por ahí, la única cosa objetable que se me ocurre es que es un documental mucho más estadounidense que europeo, en el que parecen estar cumpliendo cierta deuda con el Reino Unido, vía Sex Pistols, y que luego mencionan muchísimo menos en comparación a Nueva York o Los Angeles mismo. Esto se ve en el hecho de que el post punk es prácticamente pasado por alto (de Joy Division tenemos apenas una mención, y PIL no recuerdo siquiera que hayan sido comentados). Por supuesto, en toda construcción siempre hay un juego de invisibilidades que permite salir a la imagen del fondo (pah, me parezco a un psicólogo social), siendo bastante justificable el asunto. Creo que la banda ninguneada en el documental es Pere Ubu, banda inclasificable por no ser punk propiamente dicha, y en todo caso ser postpunk habiendo sido pergeñada antes de que el movimiento en Nueva York tuviera verdadero nombre. Es decir, es una banda postpunk antes del punk, algo que en el fondo no es más que onanismo terminológico, pero que intenta de explicar lo innovadora y poco encasillable que es la banda de David Thomas. En una entrevista que leí hace un tiempo se le pregunta:
“-Do you see the punk movement as positive, apart from the unfortunate racist minority?

-No the punk movement was a conservative and corporate-oriented affair whose sole object was to divert rock music from the serious goals of what was called the new wave in 1973. That term was later co-opted to mean the same as punk. Punk had at its root the notion that rock music should only serve to sell blue jeans and promote simplistic (commercial) solutions”-. Pucha, eso también habría estado bueno de incluir en el documental.
Lo genial de Punk:Attitude fue que creó una diáspora de otras cosas que me terminé bajando o escuchando, como el libro “Please kill me” y algunos varios documentales como “American Hardcore” y “The decline of western civilization” (que junto a “Urgh!” y “Another state of mind” debería dedicarles un post completo).
El momento que más me impactó, sin lugar a dudas fue una presentación de Patti Smith cantando “Land”, sobre todo en la parte que canta “when suddenly he gets the feeling he’s been surrounded by horses, horsem horses”. Una pequeña confesión: nunca había escuchado seriamente a Patti Smith. Son increíbles aquellos momentos en donde uno viendo algo apenas unos segundos, se da cuenta de que ese “algo” será una parte muy importante de su vida. En efecto, desde el mismo momento en que esuché ese tema de la señora Smith, supe que sería una de mis cantantes femeninas favoritas. Es en esos momentos en que uno se pregunta qué estuvo haciendo todo este tiempo.


VHS: Orfeo Negro (Marcel Camus)
Más allá de que siempre hubo algo que mi impidió encastrar bien con la cultura brasileña, como si fuera una ficha de otro puzzle tratando de entrar a la fuerza en una fotografía del cerro de Corcovado, siempre me interesó ver esta película. Hubo varios malentendidos entre medio, pensando en principio que se trataba de un documental de las tradiciones afrobrasileras y alquilando por equivocación Orpheé de Cocteau (una hermosa equivocación, he de decir). Después, unos meses atrás había efectivamente alquilado la película, pero por un problema que involucraba a los cabezales de la videocasetera (el eterno karma de cinemateca, com venía diciendo arriba) tuve que devolver la película sin haberla visto. Fue así que tras muchas tentativas finalmente vi Orfeo Negro.
El film fue dirigido por Marcel Camus (otro de los errores: al principio me habían dicho que la película había sido dirigida por el padre literario de Meursault), pero con bastante guita y equipamiento puesto por Francia y Alemania, tanto que en el Oscar ganado como Mejor Película Extranjera, la película fue catalogada como película francesa (algo que me parece más bien ridículo). A su vez, la película era originalmente una obra dramática compuesta por Vinicius de Moraes, llamada “Orfeu do Carnaval”.
La película es una versión del mito de Orfeo (dios griego de la música), que con su lira encanta a todas las mujeres, pero que se enamora perdidamente de Eurídice, la cual es buscada por Hades para traerla de nuevo a su reino. Estoy en la disyuntiva de contarles cómo sigue el mito, porque efectivamente es lo que sucede en el film… pero bueno, la historia cuenta que el dios de la muerte logra secuestrar a Eurídice. Orfeo, lira bajo el brazo, desciende a los oscuros terrenos para volver a su amada a la vida. El final de la gesta, según lo cuentan los griegos, es más bien trágico, teniendo dos versiones igualmente jodidas para el pobre Orfeo (uno en que es despedazado por las ménades, otro que es despedazado por el pueblo: usted elija).
Siempre me sentí atraído hacia las adaptaciones libres, incluso los sencillos guiños a otras producciones que pueden aparecer en desde Seinfeld hasta alguna película de Brian de Palma. La adaptación del mito de Orfeo tiene grandes momentos (advierto, acá se abre el momento en donde comento sobre algo de lo que prácticamente no tengo puta idea: el Carnaval de Brasil), primero por el hecho de tratar a Orfeo como el cantante principal de una scola, venerado por todo el pueblo, fetiche de todas las mujeres, después pasando por Hades vestido con un disfraz de calavera, como un glóbulo negro navegando confundiéndose en el desquiciado torrente de las vedettes y los carros. Creo que en lo que le emboca de Moraes y Camus es en el hecho de lograr mantener el aire mítico en la película, sin terminar dejando a los actores como meros portavoces del “texto” griego. Posiblemente, este éxito está bastante sostenido en el hecho de haber recurrido de una manera bastante neorrealista a actores poco experientes, gente perteneciente al mismo ambiente que se intenta recrear, y que logran dotar al film de una naturalidad completamente lograda. Especialmente, los dos niños que le roban la guitarra a Orfeo para hacer levantar al sol (Apolo), junto a la niña que baila en la escena final de la película, están absolutamente geniales. El mejor momento de la película es, sin lugar a dudas, cuando se hace el paralelismo de Caronte, barquero de la laguna de Estigia (la laguna que conduce al reino de los muertos), con un sereno de un menoscabado edificio de gobierno. Orfeo busca la manera de volver a la vida a Eurídice, y se encuentra en este edificio lleno de papeles. En bodegas, en cuartos, en oficinas, en el suelo: papeles. El sereno intercede y le dice que aquel edificio está repleto de archivos y que siguen llegando más, como señalando el absurdo de un depósito babilónico de textos y más textos. Es ahí que Orfeo le cuenta su suerte, y “Caronte” le responde que no puede buscar a las personas en los papeles, que ahí es precisamente donde todos se pierden. La escena, más allá del excelentemente logrado guiño al mito, tiene un contenido político indudable. En efecto, la escena me hizo recordar a la similar escena de Sur (la película argentina de Solanas), en donde muestran un edificio de gobierno cuyos funcionarios trabajan, mueven y depositan los papeles como si fueran palas mecánicas trayendo y sacando tierra en una construcción. Obviamente, en el film argentino hay una alusión sin velos a la terrorífica burocratización en la dictadura, pero en el film brasileño hay una sutileza, un mensaje que precisamente tiene el carácter de aforismo, que eleva la frase dicha por “Caronte” a una dimensión atemporal, y que es una llamativa premonición de lo que ocurriría con toda Latinoamérica a finales de los sesenta.

E-MULE: Cat Power: Speaking for trees (Mark Borthwick)
Cómo quiero a Chan Marshall. Es un sentimiento sincero, realmente quiero a la mina. El otro día mi novia andaba cortándole el pelo a el fino, y mientras hablábamos de los nuevos rumbos de la política económica de la Unión Europea (mentira), en el I-Sat (canal que pasó de ser sede de los más berretas films eróticos franceses a la mejor opción en lo que se refiere a películas de cable) apareció un video de la señorita Cat Power. En ese momento estaba dando el visto bueno sobre el largo del pelo en la nuca de el fino, cuando escucho aquella voz, y me doy vuelta súbitamente hacia el televisor, confirmando que es un videoclip de su nuevo disco “The Greatest”, un disco demasiado alegre para tratarse de Chan, pero aún así con entrañables momentos. Extraña e inesperablemente contento, me acerqué al televisor, instándole a todos para que vieran a Chan, insistiendo en lo bien que le queda ese espeso cerquillo. Obviamente, todos pasaron el tema por alto sin mayor exaltación, pero el hecho de ver a aquella cantante en el cable -algo que me tiene muy poco acostumbrado por la pauperización de MTV, ese canal que nos solía dar música mala, pero al menos música y no programas como Pimp my ride- realmente me alegró la noche. Comentándole aquello a brunomilan, me parece que es algo medio exagerado en tiempos de YouTube, en donde uno puede conseguir prácticamente lo que sea en cuestión de segundos, sin tener que esperar horas frente al televisor para conseguir algo bueno . Sin embargo, ver a Cat Power en la televisión, aún cuando uno la podría estar viendo perfectamente en la computadora, genera un efecto extraño, es algo cualitativamente diferente, quizás porque uno sabe que está ante una excepcionalidad del sistema (frecuentemente orientado hacia productos lobotomizados), un extraño alineamiento de los planetas, un milagro silencioso encerrado en una pecera de plástico.
Esta experiencia epifánica me impulsó a bajarme el video Speaking for trees, un… ¿documental? ¿concierto?, dirigido por Mark Borthwick, en el que Cat Power toca varios temas y unos cuantos covers. No estaríamos frente a ninguna novedad si no fuera por el hecho de que la única intérprete del video es Chan Marshall y todo el video se resume a una misma toma de ella tocando en el claro de un bosque, sin zooms, sin luces, con el sonido de los grillos de fondo. No hay preguntas, no hay acotación alguna de Chan, no hay prácticamente cortes entre las canciones, sólo se encuentra el Poder Felino empuñando su guitarra eléctrica, con un cable prácticamente incorpóreo que se conecta con un parlante fuera de cuadro, con un micrófono que hasta ahora he intentado encontrar infructuosamente en su cabello, en su camiseta remangada hasta los hombros, o perdido entre la cantante y la penumbra (jugando un poco con el título de esa hermosa canción del Darno). Lo que, en sus premisas parece ser un bodrio garantizado (es decir, ¿quién puede aguantar ver a alguien una hora y cuarenta minutos seguidos, en una toma fija y sin ninguna alteración más allá de la luz del día?), termina siendo una experiencia no intensa, pero extrañamente envolvente. Así como es poco probable que alguien se quede viendo Empire los 485 minutos que dura, siendo este un caso mucho más potable, aún así es difícil imaginar que alguien va a ver esta presentación íntegramente. Creo que esa tampoco es la idea. La primera vez, vi aporximadamente una hora, una hora de Chan tocando la guitarra, una Chan que por momentos la pifia, y que incluso llega a cortar un tema y retomarlo a los segundos para rascarse una picadura de mosquito reciente. Como lo había dicho en un anterior post, Cat Power es la honda búsqueda de lo eterno en el minimalismo, o más precisamente lo austero, una austeridad que tiene que ver con todo menos tosquedad o cualquier cosa que se asemeje a poca delicadeza. Hay una canción en particular en que Chan viene desde el interior del bosque hacia la cámara, entonando entonándola a capella, como quien canta caminando y taconeando en la calle, sin esperar que nadie lo escuche. Cuando va a pasar por encima de una rama corta momentáneamente el canto, y luego prosigue. La forma en que canta el tema, sin intentar lucirse, sin intentar demostrar nada, es de las cosas más reales, menos impostadas que he oído o visto en mi vida. Precisamente, si hay algo en lo que triunfa Mark Borthwick, es en hacernos creer que estamos por fuera de la conciencia de Cat Power, como si fuésemos un voyeur, un pequeño animalito del bosque observando a aquella mujer desde una distancia prudencial. Creo que es algo que precisamente intentó (no tan exitosamente) hacer Gus Van Zandt en esa película tan injustamente odiada que es The last days. Precisamente, en el film de este director se intentaba llegar a excarvar en la intimidad de uno de los personajes más vapuleados por su dimensión épica en la historia del rock. Si bien la película del estadounidense llega a grandes momentos, como bien deg señala en la escena del tema Death to birth y la escena en que el Karco se pasea por esos hermosos bosques de Seattle (¿un guiño a una vuelta al primitivismo?), no logra llegar al nivel de intimidad que sí extrañamente logra este video de Cat Power.
Inevitablemente terminamos desviando nuestra atención hacia otro lado, pero precisamente en ello se encuentra una de las claves del asunto. Puse el video en la computadora mientras estudiaba para un examen, y cada tanto daba vuelta en la silla giratoria, y ahí estaba Chan, tocando su guitarra, sin darse cuenta de que la estaba observando. Pasaban los minutos y me daba vuelta otra vez, esperándola agarrarla desprevenida, pero aún seguía en escena, esta vez tocando por segunda vez una hermosa versión de Rebel Rebel, viendo cómo lo único que cambiaba de posición eran las nubes y la luz del día, aproximándose eventualmente todo hacia la noche, en donde el sonido de los grillos llega a desafiar la audibilidad de la guitarra. Cuando llega la noche no hay luces, ni un efecto de cámara NighVision, prácticamente es imposible a Chan, pero ella prosigue tocando sus temas como un espíritu del bosque. La abstinencia del director a participar de la película logra que lleguemos a un contacto de uno a uno con Cat Power, y hay un doble movimiento extraño: por un lado, la vuelven en lo único del film, no podemos desconcentrarnos con nada, pero por otro, las tomas de Chan se ven ligeramente lejanas, su rostro no se ve algo difuminado, sus ojos están acortinados tras el legendario cerquillo. Es como si en esa soledad Chan perdiera su individualidad y se fundiera en el entorno.
Y uno sigue con sus cosas, pero si vuelve la vista a la computadora, Chan Marshall sigue ahí, y esa constante e imperturbable presencia genera una extraña sensación de estar adentro del film, de no poder salir de la película, una sensación extraña que se potencia si uno se acusta a dormir con el film corriendo, sintiendo como si se hubiera ido de campamento con Chan. y ella saliera de la carpa en el medio de la noche, poniéndose a tocar la guitarra en el fogón, mientras uno tiene demasiado frío para salir del sobre de dormir

55 comments:

WEG said...

Ahora sí, y una vez más, PRIMERO.

juani said...

bien weg, ya que estás conseguite una vida.

Agustin Acevedo Kanopa said...

deg, péguele una vichada al video que dejé de Gilbert Gofftried (¿se acuerda?, ese que explicaba de por qué era esperable que hubiera sangre en la el family act-usted me entiende-). Este es una versión sin cortes, a mi parecer, el mejor chiste de The Aristocrats

DEG said...

Coincido tal cual en lo que decís sobre The Aristocrats.
La parte en la que Gofftried explica de dónde salió la sangre en medio de toda esa escena, es sublime.

Algo que me pareció acertado e interesante del documental sobre el punk fue cómo explicaban o daban entrada a la aparición de Nirvana de una forma histórica y contextual, mostrando el proceso que llevó a la irrupción del fenómeno a principios de los 90.

(Lo de las posturas inverosímiles, me hizo acordar al DVDA, emblema de ese film imperdible llamado Orgazmo.)

(¿Qué tenés que decir sobre Avril Lavigne?)

DEG said...

No sabía que era sin cortes.
A verlo entonces.

Agustin Acevedo Kanopa said...

¿Cómo olvidar el DVDA?
La película Boggie Nights y su sátira, Orgazmo (algo como lo que es La pistola desnuda para James Bond 007) es un cague de la risa sin retorno, tiene momentos increíbles, y me parece que la escena del DVDA, junto al stunt cock es la mejor de todas.
El otro día, surfeando en la web (que es una forma cool y a la vez demodé de decir pelotudeando en google y afines), me encontré con este catálogo de la wikipedia sobre subgéneros de posiciones y formatos pornográficos que me resultó sumamente instructivo.

Con respecto a lo del punk, sí, me parece que el avance de este rockumental en comparacion al resto de los que se suelen ver en MTV presenta un salto episteológico con respecto a los anteriores, similar a los cambios introducidos en las ciencias históricas a partir del método genealógico

Kubin Masterson said...

Todo esto me hace acordar a Negroponte, Nicolas Negroponte; Quien, prácticamente dice que los niños de áfrica van a ser felices por que van a tener msn en sus casas.

Manzanilla y Sal said...

mierda que buena canción es Land!!!!

No la había escuchado tampoco.

mint said...

bueno estaba escribiendo y no se que paso, ok. solo queria decirte que vi Stranger Than Fiction y me hizo acordar a tus gustos, la viste? saludos. :)

Oldboy said...


Una cinta VHS charla en un bar ...
con un walkman, recordando tiempos mejores...

Zombie proletario said...

Iba a escribir un comentario como corresponde pero me quedé colgado con lo del libro "Please kill me" Nunca lo conseguí, ¿tenés algún link donde bajarlo?
Saludos

cotox said...

Yo tenía montones de casettes de grupetes noventosos y feos. El último que compré en mi vida fue el LowLife de New Order a un precio ridículo. Y ahora sinceramente me parece que ver películas en VHS es insoportable, primero por el pan and scan que generalmente les hacen y segundo por la imagen de mierda. Cuando uno ve el transfer que hizo la gente de Criterion de "Le Mépris" y lo compara con la copia VHS hasta dan ganas de llorar, es casi otra película. Para mí y seguro que para varios el VHS era EL formato del porno previo a la era de las descargas en Internet. No es que viera mucho pero esos colores lavados y esa cualidad semiclandestina de los drops y demás defectos de la cinta le daban un encanto especial

Agustin Acevedo Kanopa said...

mint:
Es gracioso, porque justo había escrito una reseña sobre Stranger than fiction en este post.

manzanilla y sal:
esa canción es espectacular, precisamente, esa versión en vivo aparece en el Punk:Attitude, y la he visto obsesivamente desde aquella primera vez. Efectivamente, concuerdo con lo del pelo de Patti Smith: está completamente librado al azar.
Para mi gusto, la Patti está entre los cinco artistas más fotogénicos en la historia del rock (pah, eso da para hacer un post entero)

Oldboy:
Un cague de la risa el video del vhs conversando con el walkman. Sería interesante hacer un historial de las cosas que fueron grabadas y regrabadas en un cassette re vapuleado que tengo

zombie proletario:
Lo que tengo de Please kill me son algunos capítulos fotocopiados que conseguí en una librería-disquería del centro. Lamentablemente, cuando quise comprarmelo, ya había sido arrebatado de mis manos por otra persona (preferí comprarme un libro de R.Crumb antes).
Acá podés leer un poco de cada capítulo del libro

Agustin Acevedo Kanopa said...

Concuerdo con lo del porno. Efectivamente, ese color semi difuminado por la mala iluminación y el formato vhs, sirvió para que un amigo bautizara un color mismo: beige porno (que sería más o menos el color casi pastel de la piel de los actores)
Igual, en materia de difusión la internet parece haber sido concebida para el porno. No hay vuelta, el formato le queda como anillo al dedo
Me trajo recuerdos de las clásicas películas que venían en revistas, que solo los amigos con hermanos mayores podían conseguir

Brunomilan said...

asi como te sorprendio gratamente encontrar un video de Chan en la tele, como te sentirias si como yo haciendo zapping un sabado a la tarde encontras Punk:attitude en Mtv...

el docu esta bueno, me gusto que mencionara bandas que suelen ser olimpicamente olvidadas en otros documentales similares (a la muchas que nombraste vos, agrego The Pop Group, The Slits, ? and the mysterians por ej) pero una vez que mencionaste a Dna como no le vas a dedicar un poquito mas a Joy division, Wire o Gang Of four. Lo que no me gusto fue ese vacio que dejaron sobre los 80, creo que Thursten Moore lo dice "...hubo una epoca de silencio que no se sabe bien que paso y despues aparecio un grupito de seattle", el documental ayuda a crear la falsa idea de que Nirvana invento o revoluciono algo, ojo me encanta nirvana pero hablar de ellos y olvidar a Pixies, Wipers, Rem, Mission of burma, Beat Happening es un pecado...

Brunomilan said...

despues de que hablamos lo de Chan me puse ver varios videos de ella incluido una entrevista genial http://youtube.com/watch?v=dk6qD1Uh4PQ que cuenta que tuvo cancelar una gira por sus adicciones, creo que esa aura de tortura y uraña hice que me enamorara mas de ella.

Viste "pervert guide to cinema" o mas comunmente "la pelicula de Zizek"? la vi el otro dia en el cine y a pesar de durar 2horas y media tirar demasiada data psicoanalita (tira tantas teorias que no te da tiempo a pensarlas) e gusto mucho.

PD: sugerencia, fijate que debe haber algo en el blog que lo pone terriblemente lento, ya van un par de veces que se me tildo la pc (que es una porqueria con muy poca memoria lo se)cuando quiere cargar el sitio

DEG said...

Uno de los pocos territorios que le van quedando al casette son las grabaciones de ambiente.
Recuerdo que hace un par de años, mi presencia en las clases de la facultad fue sustituida por la de una grabadora.

Agustin Acevedo Kanopa said...

Siempre hablé de lo terrible que es la felicidad para la producción de ciertos músicos (siempre pongo el ejemplo de Pez con Hoy -por suerte, en el trascurso Minimal se debe haber enojado por algo, porque Los Orfebres suena de puta madre), pero en el caso de Chan Marshall, me alegro verdaderamente de que se encuentre bien, más allá de que mis discos favoritos de ella eran cuando estaba en las últimas (Dear Sir y Moon Pix). Es imposible no querer a Cat Power.

El pervert guide to cinema, así como Zizek!(que interesantemente, fue grabado gran parte en Argentina) son muy buenos documentales que se los come el autor. Pervert guide está muy bueno por la forma en que el esloveno entra en los escenarios, pero (entendiblemente), realiza sus argumentos bastante por arriba, los cuales son explicados mucho más profundamente en libros como Lacrimae Rerum y Goza tu síntoma. Igual, el gordo es un ídolo.

Ya me percaté del problema de lentitud, el tema es que el problema radica en los videos de youtube que cuelgo en la página, los cuales si quito, los posts pierden mucho

YosoyineS said...

Pa, te juro que te iba a comentar un monton de cosas y lo dejé abierto pa escribir mas tarde, pero cuando volvi ya me olvide, y tengo que leerlo de nuevo y me voy otra vez, así que en un rato te comento tooodooo.

Por ahora me acuerdo de ver The aristocrats, y me colgue muchísimo mirándola.

De lo otro va en el proximo comment, beso!

DEG said...

Leyendo el catálogo porno de la Wikipedia me vengo a enterar de que existe algo llamado efebofilia. Quién iba a decir...

Capaz que la cargada del blog se agiliza si ponés menos entradas en la página principal.

Agustin Acevedo Kanopa said...

Y no me podés negar que lo de red rhapsody es genial. A veces los pornógrafos pueden ser vanguardistas sin darse cuenta

DEG said...

Agustín, gente, BREAKING NEWS!!!!

¡Regresó Marquitos Biribundingui, trayendo una nueva verdad a nuestros ojos profanos!

duroc said...

estimado, la dire que pidió a monos es dedaloicaros@hotmail.com. Salute. Ud anda por msn?

Ama-gi said...

No vi ninguna de esas películas.

Y no vi el culo de Rocío tampoco.

Agustin Acevedo Kanopa said...

Le recomiendo que primero vea The Aristocrats. Es más, conociéndo el catártico uso de su palabra (algo en lo que usted es un maestro), podría gustarle mucho la película.
Vea el videito del youtube que le dejé para usted

DEG said...

Ya sé que esto correspondería a un post anterior, pero qué linda que es la muchacha felina esa.


ama-gi,
nos está matando con la indiferencia.

Ama-gi said...
This comment has been removed by the author.
Ama-gi said...
This comment has been removed by the author.
Ama-gi said...

uaaaa, tremendo el video.

Busqué The Aristocrats en Taring y Vagos y no pude bajarla. Links muertos. ¿Tenés idea donde la puedo conseguir?

Deg: ¿Tanto quilombo le hará la novia porque te preste la cámara para sacarle la foto a un culo? Aparte ni siquiera se lo tiene que contar. Ta muy de vivo...

Agustin Acevedo Kanopa said...

Ama-gi:
Por lo menos, en noviembre apareció unas cuantas veces en la programación. La daban en HBO, el único unconveniente es que por la tópica, naturalmente, es un programa que lo dan bastante tarde, en general a altas horas de la madrugada. Si le da las bolas, pruebe en el e-mule, que es un video que tiene bastantes fuentes.

languidalombriz said...

queridisimo agustín: realmente nunca voy a poder entrar en la competencia con deg o con weg o con tus amigos loquitos que se pelean por dejar su marca en tu blog cual perritos levantando la pata.

Entro, si hay post nuevo, le doy una ojeada rápida, me seco la frente por la longitud del mismo y me voy. La segunda vez, ya sabiendo lo que me espera, leo párrafos sueltos, como para saber de que se trata.
Probablemente la tercera lo lea de pe a pa y me vaya a reflexionar un poco...

esta es por lo menos la cuarta o quinta vez que entro, claro, ya hay 30 comentarios, que me creo... que voy a ser la primera, jamas!

Tremendo lo de The Aristocrats, tengo un problema con la cuestión de las palabras y los semiólogos: hay días que amanezco viendo estructuras de sentido en todo mi alrededor. Hay otros en donde la vida me agarra tan literalmente que no puedo más que ver carne, sangre y materia tal cual se hace presente.

The Aristocrats me produce lo segundo.

Los regalos, coincido completamente, prefiero que me regalen una bolsa de gomitas... Mi padre insiste en vestirme de chica hippie cada vez que vuelve de viaje (sí, de la puna jujeña o de suiza). yo prefiero no regalar nada... antes de hacerlo errado.

AHhhhhh Chan marshall, que hermosa, definitivamente comparto ese amor... ISat rules by the way...

languidalombriz said...

Ah y vi stranger than fiction y vine corriendo a leer con atención lo que se escribió al respecto... no sé si viste mi acalorado comment...

perdón por la manijez...

DEG said...

The Aristocrats la dan todos los días en HBO.
Viéndola como por tercera vez, me vino a suceder que al final todo perdía su sentido, como cuando uno repite una palabra hasta que ésta se vuelve un absurdo, algo incomprensible y extraño.

Es verdad lo que decís sobre el cerquillo de Chan Marshall. Debe ser de laspocas mujeres a las que le queda bien.

ama-gi,
lo que pasa es que la novia tiene superpoderes, que no sé bien cómo funcionan, pero como que puede leerle pensamientos que todavía no pensó.


"uuuhh... that sweat..(brrr)"

[Genial. Sencillamente genial.]

DEG said...

Recién ahora caigo en la cuenta de lo que dice el póster. Pobre de su amado.

DEG said...
This comment has been removed by the author.
WEG said...

Sólo pasaba a echarme un cloro.

Agustin Acevedo Kanopa said...

languidalombriz:
No se preocupe por la prontitud de las respuestas de weg, todo el mundo sabe que ya se encaramó a un juego de velocidad y destrucción que lo lleva a encontrar en el comentar primero un sostén fundamental para su fragil ego saturado de lectura de antonio negri.

En todo caso, creo el método de lectura que usted practica es el mejor de todos (por lo menos, en el caso de este blog)

Con respecto a Stranger than fiction, recién me acabo de dar cuenta de su comentario (suelo revisar los posts viejos, no sé qué ocurrió en este caso). Concuerdo con usted en lo de lo azucarado, pero en mi caso no lo tomo demasiado en serio. En realidad, hay una cosa muy llamativa con las películas, que es cuando dentro de la película se crea una obra dentro de la obra, con pretenciones de ser serio o profundo. No sé si la erran o lo hacen por gusto, pero en general quedan medio no apto para diabéticos y, para darle un término mas coloquial, medio terraja. El otro día vi "Letra y música" (con H.Grant y D.Barrymore) y, contra todas mis expectativas, fue una comedia light que me gustó bastante (no sabe lo que es el tema "Pop, lose my heart". Pero justamente, en la película la Barrymore hace de letrista, como si fuera una gran escritora y todos sus versos son una reverenda poronga, por lo menos en términos de poésía y no tanto del formato pop. Soy conciente de que meter una letra al estilo Robert Smith en una canción disco es igual de absurdo que meter una de Gallos Humanos en una banda de ska uruguayo, y en cierto modo se parte equivocadamente en una apreciación del pop desde una perspectiva impropia e injusta. Hay letras pop (y también rock) que desde su sencillez son geniales, pero en el caso de las letras de esta película están absolutamente plagadas de lugares comunes (un poco similar a lo que ocurre con Stranger than fiction). Y lo bueno de la película es que, aún así, uno se cuelga con una trama bastante predecible, permitiéndose disfrutar incluso esas canciones que fuera de la película nunca le daría por escuchar (bah, en realidad, "pop goes my heart" es un tema realmente adictivo, de esos en los que uno empieza burándose y después se da cuenta que vio veinte veces el mismo video).
Acá el video de la canción

Agustin Acevedo Kanopa said...

deg:
Sí, todas las personas que me conocen saben que siempre prefiero la gente de frente despejada, a pesar de esa nueva moda de cerquillo o flequillo espeso e irregular con puntas desfiladas que por antonomasia llamamos onda rollinga, y sin embargo, con Chan Marshall no hay vuelta, le queda hermoso ese pelo.

Podemos hacer un ejemplo de antes y después y usted me dice cual prefiere:
Antes del cerquillo
Después del cerquillo

astllr said...

yo nunca le tuve mucho aprecio a los casetes, pero ahora que pasa el tiempo cada vez los extraño más. El cd no viene a sustituir gran cosa en términos de sonido sino de comodidad. En particular detesto la tecnología del sonido, detesto todo lo que existe alrededor de un disco. Me quiero traer un Bose, punto.

Chan es hermosa pero es un penal. Hace poco vi una entrevista que le hacían y daba miedo. Casi tonta en sus expresiones, contaba un pasado reciente de alcoholismo salado un poco aterrador. La mina debe ser un infierno, y como es hermosa debe ser doblemente infernal. La escuché durante mucho tiempo y un día empezó a resultarme "fría". Y me pasé a "Year of meteors" de Laura Veirs.

Los pistols siempre me dieron un poco de fastidio, unos pobres pendejos manipulados por el maquiavélico malcolm mclaren, el calculador perfecto, la frialdad absoluta, el cínico que hizo un culto de la explosión de energía como producto de la "espontaneidad". Un tipo mucho mayor que ellos, ex anarco mayo 68 que se da cuenta de lo que está pasando diez años después para explotarlo comercialmente.

Patti Smith dixit: "el punk también generó monstruos".

Agustin Acevedo Kanopa said...

Algo salado en la vida a Chan Marshall le debe haber pasado, porque prácticamente es otra mujer desde el último disco. Musicalmente hablando, prefiero los discos que coinciden con sus años más jodidos, pero me imagino lo que debe haber sido ser parte de la vida de Chan en esos momentos y la mina debe haber sido un verdadero quilombo. En esta entrevista, la ves y la pobre está re fisurada, tiene una colección de tics (que aún conserva, pero de manera atenuada) bastante jodida -fijate en lo que hace con el pelo todo el tiempo. También antes tenía como una presentación muchísimo más masculina, no estoy seguro si por algún aspecto de propia identificación sexual o si quería despojarse de toda su belleza para que la tomaran en serio (esta conclusión la saco en base a una serie de entrevistas, en las que la tipa dice que quería jugar a men's game). Pero igual, no hay con qué darle, posiblemente la tipa debe haber tenido una época en que fue un infierno, pero aún así no hay forma de no quererla.

Con McLaren tengo sentimientos encontrados, todavia no leí lo suficiente sobre él como para tener una opinión formada. Que el tipo era un manipulador se nota a la legua, pero por ahí fue de esos manipuladores necesarios que hay en la historia. Algo bastante parecido puedo decir de Andy Warhol, del cual tengo una opinión mucho más consistente que del primero.

DEG said...

Es hermosa como sea, no hay con qué darle. Pero en el video pre cerquillo tiene un aire casi andrógino, y como que eso no es de mi mayor agrado.

Me acordaba de la lista platónica, y que pusiste a Chan (puedo decirle Chan,¿no?) con Fiona Apple. Dos cosas:
1. Me enamoré de esta también.
2. No podés negar que te atraen las cantantes con pasado turbio.

Duroc said...

che, decime si al final te llegó el mail. Te lo pasé el otro día. Sin más me despido.

languidalombriz said...

agustin: hace ya un tiempo vi Letra y Música y la verdad que me gustó, me pasó algo bastante parecido a lo que decís (cero expectativas), amo a drew barrymore, (sabías que los paparazzi la tienen como la estrella más simpática de Hollywood?), amo a Hugh aunque creo que no le da el physique du rol para la peli. La languidez de su mirada no tiene nada que ver con la de "roquero" de los 80 reventado. Paradojicamente, eso, hace que la peli sea un poco absurda y verlo en ese video es de las cosas más hilarantes que experimenté en los últimos tiempos.
Sobre la cuestión de las dotes literarias del personaje de Barrymore, estoy de acuerdo con que sus versos son una pedorrada, sin embargo, la trama de la película no son los versos de sus composiciones, en stranger than fiction sí, y esa es la diferencia más importante.

Es decir, no hay punto de comparación.

Sobre la "azucaración" de las pelis, creo que hay muchas variables en juego. Entre ellas el estado de ánimo del espectador. Hay días que no importa y hasta me resulta placentero, y hay otros días en que quiero agarrar un bate y acabar de una vez con semejante flan de leche condensada con dulce de leche almibar y miel...

Bue, dejo de romper las bolas...

besos!

Agustin Acevedo Kanopa said...

deg:
Bueno, le permito que le diga Chan, pero no se tome tanta confianza.
Fiona Apple es otra tipa que adoro, y eso quedó bien claro en mi lista platónica. Definitivamente, podría decirse que tener un pasado turbio que no quita la belleza ni la elegancia es un gran plus para un amor platónico (como pasa también con Jean Seberg). En las relaciones amorosas propiamente consumadas, el plus lo dejaría entre comillas. Los personajes románticos se ven más hermosos desde lejos.

languida lombriz:
¿Y que le parece una yemada rellena de dulce de leche, caramelo y malvaviscos, con un gratinado coronado por crema pastelera, yummies, cuadraditos de dulce de membrillo y natillas, todo eso encima de un ejemplar de Veinte poemas de amor y una canción desesperada?

Ama-gi said...

Totalmente off topic: ¿alguien conoce alguna letra en clave "Hubiera sido hermoso pero no pudo ser" y que no sea esa bazofia de "sin daños a terceros" de Arjona que me recomendaron?

Desde ya muchas gracias.

martín said...

todos queremos mucho a chan, con cerquillo o sin cerquillo. el problema fue cuando se dejó sacar esta foto por avedon, para el newyorker, y la atención se centró sobre otros pelos.
por alguna razón, me dio mucha tristeza esa foto.
aquí sus excusas.

Agustin Acevedo Kanopa said...

Interesante material el que trae, martin.
Igual le digo:
A Chan la queremos con cerquillo, sin cerquillo, depilada, no depilada

martín said...

agustín, eso está claro. no es la no depilación lo que me entristece (poco me importa lo que chan decide hacer con sus vellos) sino el hecho de haberse dejado tomar esa foto, en ese estado, con la guardia tan baja.

http://es.netlog.com/the_Living_Dead_Boy said...

Nuuuu !!! Acevedo!! (c mantiene lo d los apellidos jeje) , soy nacho! (jacobo) ....llegue d casualidad , boludeando x blogs y fotoló y me puse a leerte y mute !

lei la referencia a mi persona antes de saber quien era el autor y durante los segundos que me tomo averiguarlo me mato la curiosidad !

un gusto leerte che , pasa un contacto o algo.

salú

Agustin Acevedo Kanopa said...

Jaja, Nacho, que contás?
Supongo que leíste el capítulo de We're all Frankies, en el que le dedico largo espacio a hablar de nuestras andanzas de niños.
Un gusto saber de vos, después paso por tu página y dejo el contacto.
PD: Estoy presentando un libro de poemas el 17 de diciembre a las 19:00 hs en la Biblioteca Nacional. Si te pinta, pegate una vuelta por allá

Phibrizoq said...

Punk Attitude es, lejos (DEMASIADO lejos), lo mejor que enganché en mi vida en MTV. Lo mejor es que lo enganché TRES VECES, y cada vez que lo veía entendía más de lo que hablaba. Creo que gracias a ese documental me interesó el No Wave y me aventuré a escuchar No New York, de ahí en más empezó mi aventura por territorios musicales atonales, cacofónicos, o al menos poco convencionales.
Y qué decir de Cat Power... Moon Pix está entre mis 5 discos preferidos de todos los tiempos... cómo no quererla. Después de Nico y Joanna Newsom debe ser la cantante femenina que mejor me cae.
Lo del video de Poder Gatuno me hace acordar a todas las veces que pasan videos de bandas grossas en el genial programa de Capusotto: Pixies, Television, The Velvet Underground, Patti Smith, Captain Beefheart, Nick Cave, Pere Ubu y otras cosas que no recuerdo. Te entiendo lo que decís...

Aureliano Sanchez said...

Si lo pusieras para descargar, te idolatria a cagar ^^ Por youtube solo hay un extracto y se escucha muy mal, porque yo lo tengo en audio y se escucha de pelos. Se que se puede bajar por mulita, pero si lo subieras a internet o tuvieras otro medio para descargarlo, te lo agredeceria demaciado, saludos, excelente blog ^^

Anonymous said...

In biology, sex is [URL=http://sex.pourle.net/milf+sex+clips.html]milf sex clips[/url]
a process of combining and mixing [URL=http://sex.pourle.net/mother+son+shower+sex.html]mother son shower sex[/url]
genetic traits, often resulting [URL=http://sex.pourle.net/hot+virgin+sex+stories.html]hot virgin sex stories[/url]
in the specialization of organisms into [URL=http://sex.pourle.net/celebrity+sex+cartoon.html]celebrity sex cartoon[/url]
a male or female variety (known as a sex). Sexual reproduction involves combining specialized cells (gametes) to form offspring [URL=http://sex.pourle.net/free+live+sex+video.html]free live sex video[/url]
that [URL=http://sex.pourle.net/blog+arab+sex.html]blog arab sex[/url]
inherit traits from both parents. Gametes can be identical in form and function (known as isogametes), but in many cases an asymmetry has evolved [URL=http://sex.pourle.net/sister+and+brother+sex+videos.html]sister and brother sex videos[/url]
such that two sex-specific types of gametes (heterogametes) exist: male [URL=http://sex.pourle.net/free+milf+sex+movies.html]free milf sex movies[/url]
gametes are small, [URL=http://sex.pourle.net/xxx+pamela+anderson+sex+tape.html]xxx pamela anderson sex tape[/url]
motile, and optimized to transport their genetic information over a distance, while female gametes are large, non-motile and contain [URL=http://sex.pourle.net/real+horse+sex+farm.html]real horse sex farm[/url]
the nutrients necessary for the early development of the young organism.
An organism's sex is [URL=http://sex.pourle.net/teen+teen+sex+video.html]teen teen sex video[/url]
defined by the gametes it produces: males produce male [URL=http://sex.pourle.net/naughty+america+my+first+sex+teacher.html]naughty america my first sex teacher[/url]
gametes (spermatozoa, or sperm) while females produce female gametes (ova, or egg cells); individual organisms which produce both male and female [URL=http://sex.pourle.net/free+little+girl+sex+vids.html]free little girl sex vids[/url]
gametes are termed hermaphroditic. Frequently, physical differences are associated with the different sexes of an organism; these sexual dimorphisms can reflect the different reproductive pressures the sexes experience.
[URL=http://sex.pourle.net/virgin+teen+sex.html]virgin teen sex[/url]

Anonymous said...

Everybody[url=http://sex.jelev.eu/black+porno+pics.html]black porno pics[/url] heard rumours [url=http://sex.jelev.eu/free+petite+porno+pics.html]free petite porno pics[/url] about women[url=http://sex.jelev.eu/porno+tube+brasil.html]porno tube brasil[/url] faking orgasms. Is that true? The majority of women have [url=http://sex.jelev.eu/free+chubby+porno+pictures.html]free chubby porno pictures[/url] faked at least one orgasm, yet some fake almost all of them. Why do they do that? There[url=http://sex.jelev.eu/filme+porno+roman.html]filme porno roman[/url] are many reasons and the case is that there's [url=http://sex.jelev.eu/free+porno+sex.html]free porno sex[/url] no one to blame.
The most [url=http://sex.jelev.eu/gay+free+videos+porno.html]gay free videos porno[/url] common are two [url=http://sex.jelev.eu/free+retro+porno+movies.html]free retro porno movies[/url] reasons: they[url=http://sex.jelev.eu/porno+gay+animal.html]porno gay animal[/url] don't want to make their partners feel bad [url=http://sex.jelev.eu/free+hood+porno+movies.html]free hood porno movies[/url] or they are tired and just want to end sex. Most females say that their partners ar[url=http://sex.jelev.eu/abuelas+videos+porno+de+sexo+gratis.html]abuelas videos porno de sexo gratis[/url] e not satisfied until the[url=http://sex.jelev.eu/adult+porno+comics+free.html]adult porno comics free[/url] girls feels orgasm, there's only one way to make them feel happy and stop the[url=http://sex.jelev.eu/free+pregnant+porno+pictures.html]free pregnant porno pictures[/url] exhausting procedure - fake.
Another [url=http://sex.jelev.eu/hot+girl+porno.html]hot girl porno[/url] reason is that a[url=http://sex.jelev.eu/extreamly+young+teens+porno.html]extreamly young teens porno[/url] typical female [url=http://sex.jelev.eu/free+teen+porno+tube.html]free teen porno tube[/url] doesn't seek for orgasm; she desires a sexual [url=http://sex.jelev.eu/free+porno+sex+xxx+tubes.html]free porno sex xxx tubes[/url] relationship only because she wants intimacy. Still, such an attitude may make her partner feel bad. [url=http://sex.jelev.eu/xxx+porno.html]xxx porno[/url] The only way out is to [url=http://sex.jelev.eu/play+urethra+penis+insertion+porno+free+pictures.html]play urethra penis insertion porno free pictures[/url] fake it out.
[url=http://sex.jelev.eu/older+german+amateurs+porno.html]older german amateurs porno[/url] Some women never really experience orgasm while making sex, but they want their partner to feel good about himself and her. Men usually expect women to have pleasure, that's why females have no other choice. They have to fake to have a good relationship.
Loss of interest, having sex only because the partner wants to, also makes women to fake. Most females talk to their friends about such things and while they know other women act it, they do so too, because it's an easier way to have a good relationship.

Cisnes said...

Mola mucho, gracias!